¿Qué es la bronquiolitis y cómo prevenirla?

La bronquiolitis es una enfermedad respiratoria común en los bebés. Unos de sus principales síntomas es la dificultad para respirar, que puede ser de mucha preocupación y alarma para los padres. Continúe leyendo y obtenga más información sobre esta afección, causas, signos, síntomas y cómo prevenirla.

¿Qué es la bronquiolitis?

Según la definición de la Sociedad Americana de Pediatría, la bronquiolitis es una infección que hace que los pequeños conductos para respirar de los pulmones (bronquiolos) se hinchen. Esto bloquea el flujo de aire por los pulmones, haciendo que sea difícil de respirar. Este padecimiento ocurre con mayor frecuencia en los bebés, ya que sus vías respiratorias son más pequeñas y se ven bloqueadas con mayor facilidad en niños mayores.

Es importante mencionar, que la bronquiolitis no es lo mismo que la bronquitis, que es una infección de las vías respiratorias más grandes y centrales que típicamente causa complicaciones en adultos.

¿Qué causa la bronquiolitis?

La bronquiolitis es causada por uno de varios virus. El virus sincitial respiratorio (VSR) es la causa más común entre los meses de octubre y marzo. Existen otros virus que igualmente pueden causar bronquiolitis.

Los bebés con infección del virus tienen más probabilidades de contraer bronquiolitis con sibilancias y dificultad para respirar. La mayoría de los adultos y algunos niños mayores con infecciones del virus solo llegan a padecer un resfrío común. El virus sincitial respiratorio se propaga por contacto con la mucosa o la saliva de una persona infectada. A menudo se esparce por las familias y en centros de atención infantil.

Signos y síntomas de la bronquiolitis

La bronquiolitis suele iniciar con síntomas de resfrío con secreciones nasales, tos leve y fiebre. Al paso de uno o dos días, la tos puede empeorar y el bebé comenzará a respirar más rápido.

Existen diferentes signos que pueden alertar que el bebé está teniendo dificultades para respirar:

– Podría ensanchar sus fosas nasales y apretar los músculos debajo de sus costillas para hacer que entre y salga más aire de sus pulmones.

– Al respirar, podría quejarse y apretar los músculos estomacales.

– Podría hacer un sonido agudo como un silbido, llamado sibilancia, al exhalar el aire.

– Se pueden presentar dificultades para beber porque se le hace difícil succionar y tragar.

– Se puede notar un tinte azulado alrededor de los labios del bebé y en las puntas de sus dedos, si hay dificultades para respirar.

– Disminución importante de los niveles de actividad y alerta.

Lo más recomendable es que si su bebé presenta signos de dificultad para respirar, llame al pediatra inmediatamente.

Si su hijo no puede beber líquido cómodamente podría deshidratarse. Comuníquese con el médico si el niño presenta algunos de los siguientes síntomas de desnutrición:

– Beber menos líquido de lo normal

– Boca seca

– Llanto sin lágrimas

– Moja el pañal menos frecuente de lo normal.

bronquiolitis

¿Cómo tratar la bronquiolitis?

Para curar la bronquiolitis no existe un tratamiento en específico. Los antibióticos no ayudan porque tratan enfermedades causadas por bacterias, no por virus.  Sin embargo, se puede tratar de aliviar los síntomas con las siguientes recomendaciones: 

Para aliviar una nariz congestionada

-Para ayudar a diluir el moco, use gotas nasales de solución salina recomendadas por su pediatra. Nunca use gotas nasales sin receta, puede ser perjudicial para su bebé.

– Limpie la nariz de su hijo con un succionador. Primero apriete el succionador. Suavemente coloque la punta de caucho primero en una fosa nasal, soltando el succionador lentamente y luego repita el procedimiento en la otra fosa nasal. Esta succión ayuda a despejar la mucosidad que está tapando la nariz. Esto funciona en los primeros 6 meses de edad del bebé.

Para bajar la fiebre

Administre acetaminofén a su bebé. (Recuerde seguir las dosis recomendadas según la edad de su hijo). Consulte a su médico antes de darle cualquier otro medicamente para el resfriado a su bebé.

Para impedir la deshidratación

Asegúrese de que su bebé beba mucho líquido. Es posible que prefiera líquidos claros, más que leche o fórmula. A lo mejor se alimente más lentamente o no tenga deseos de comer debido a las dificultades respiratorias.

¿Cómo prevenir la bronquiolitis?

Cuidar la salud de nuestros hijos es nuestro mayor compromiso como padres,  para ello, se pueden seguir algunas medidas de precaución para evitar que su bebé contraiga una infección de VSR u otros virus que causan bronquiolitis:

– Asegúrese de que todos laven sus manos antes de tocar o cargar al bebé.

– Mantenga a su bebé alejado de cualquier persona con resfrío, fiebre o secreciones nasales.

No comparta utensilios para comer y vasos de personas que estén resfriadas, tengan fiebre o secreciones nasales.

Te interesará leer: Si estoy enferma ¿puedo amamantar?