saber y detectar si estas ovulando

El hecho de saber si estás ovulando o no y cuando ocurre la ovulación con exactitud es un factor clave para lograr conseguir un embarazo, sin embargo muchas veces no sabemos nada al respecto y creemos que con el solo uso de una app de fertilidad o de seguimiento del ciclo menstrual ya tenemos, ¡Error! La verdad verdadera es que estas apps NO arrojan resultados confiables, ya que están basadas en cálculos matemáticos que apuntan que el día de la ovulación es justo el día 15 o a la mitad de tu ciclo y esto no necesariamente ocurre así, de hecho ¡casi nunca lo es!

Verás, el momento cuando una mujer ovula depende de la duración y la regularidad de su ciclo menstrual, obviamente es más difícil saber cuándo se está ovulando si tu ciclo es irregular o presenta alguna variación de un mes a otro (lo cual es lo más común). Es por esto que es necesario guiarse por otros métodos para detectar la ovulación para saber cuando realmente esta ocurriendo, y tener mayor probabilidad de quedar embarazada. A continuación explicaremos los más fáciles de seguir:

1. Para saber si estás ovulando mira la consistencia del moco cervical:

Nuestro flujo cambia a lo largo del ciclo menstrual ¿Lo has notado? Si, y va pasando de escaso a pocos días después de la menstruación a pegajoso y abundante en nuestros días más fértiles. Y si, ese cambio de consistencia y cantidad es un indicativo de la etapa del ciclo en la que te encuentras.

Cuando se acerca la ovulación, y durante toda la ventana fértil de la mujer, el flujo tenderá a tomar consistencia de un moco transparente y abundante, similar al de una clara de huevo. Cuando observes que tienes este moco cervical es indicativo de que la ovulación está por suceder en cualquier momento y tendrás altas probabilidades de concebir un bebé.

2. Medición de la temperatura basal corporal te dirá si estás ovulando:

Uno de los métodos más efectivos para detectar la ovulación es llevar una medición diaria de la temperatura basal corporal. Verás, cuando la temperatura de tu cuerpo aumenta en medio grado farenheit y se mantiene así por más de 3 días consecutivos quiere decir que la ovulación ha ocurrido.

Por supuesto, este método te muestra cuando la ovulación ya ocurrió, es decir; que ya ha pasado el momento, pero si llevas este registro por ya varios meses, comenzarás a conocer tu patrón ovulatorio con mayor exactitud. Además, de que te sirve para detectar si efectivamente estás ovulando o no. 

¿Y cómo se mide? Es muy sencillo, solo debes comprar un termómetro para medir la temperatura basal corporal, es decir; un termómetro que sea capaz de medir y arrojar resultados con hasta dos números decimales, y mantenerlo en tu mesa de noche.

 

La medición deberás hacerla todas las mañanas, en el momento exacto que te despiertas, será lo primero que hagas inclusive antes de levantarte de la cama, de lo contrario la lectura será considerada errónea y no es confiable.

Quizás te parezca un poco tedioso, y es posible que las primeras semanas se te olvide hacer la medición algunos días (me pasó), pero luego le agarrarás la onda y te será de gran utilidad. Un tip: Las apps de fertilidad tienen la opción de registrar a diario esta temperatura y hasta te muestran una gráfica de tus temperaturas diarias, ¡úsalas! que para esto sí que son útiles.

3. Uso de pruebas de ovulación caseras para saber si estás ovulando:

Existen en el mercado pruebas de ovulación caseras que te ayudan a saber si estás ovulando o si la ovulación está próxima a suceder. Estas pruebas miden la hormona luteinizante (LH) la cual es liberada en cantidades detectables pocas horas antes de que la ovulación ocurra, esto es apróximadamente unas 12 a 24 horas antes, no más.

Las hay para todos los presupuestos, puedes optar por comprar los kit de ovulación en tiras, o bien las más sofisticadas como los test de ovulación digital, tú decides.

En vista de que como te decíamos en este post, tu ventana fértil puede variar de un ciclo a otro, lo que yo te recomiendo para no gastarte un montón de pruebas de ovulación caseras es fijarte en los síntomas que tu cuerpo arroja, como por ejemplo, la consistencia del moco cervical, para comenzar a hacer los test a diario hasta obtener tu positivo.

Cada marca de test de ovulación trae sus instrucciones, pero por lo general se deben hacer con la primera orina de la mañana, y dependiendo del resultado, repetir en la tarde.

En el caso de estos test, se supone que la hormona LH se ha liberado si y solo si, la rayita que aparece es igual o más oscura que la rayita de control que trae el test, a diferencia de las pruebas de embarazo que aún cuando aparece una rayita muy clara ya se considera positivo, el test de ovulación solo será positivo si esta marquita es de muy alta intensidad.

Si ves que un día te haces el test y no aparece la rayita, pero al otro día en la mañana observas que se ha empezado a marcar, pero aún es más clara que el control, entonces te recomiendo repetirlo en la tarde, porque a veces entre un día y otro se te puede pasar el momento de la ovulación y nunca obtener tu positivo en el test.

Si aún así no obtienes un positivo claro, ayúdate guiándote con la gráfica de temperatura basal. En mi caso me sucedía así, y resulta que si estaba ovulando, solo que no me hacía las pruebas en los momentos claves.

4. Otros síntomas de ovulación a observar:

Para algunas mujeres, algunos malestares físicos pueden acompañar a la ovulación, algunas no los sienten porque son muy sutiles pero otras si que los pueden detectar fácilmente. ¿Y cuales son esos malestares? Por lo general son dolor de vientresensibilidad en los senos.

Estoy segura que combinando todos estos métodos de seguimiento de la ovulación, en pocos meses conseguirás saber si estás ovulando o no y si lo haces, aprenderás a detectar cuando ocurre, lo cual es clave si estás intentando quedarte embarazada. Yo los combiné todos y en 3 meses logré mi embarazo, así que amigas ¡ésto es clave!