leer con niños

Leer con niños trae  enormes beneficios para su desarrollo, lo recomendable es que se realice regularmente para crear el hábito. Leer con niños estimulará su imaginación y su creatividad, desarrollando un interés especial por las cosas que le rodean.

No hay un límite de edad para leerle a un niño, de hecho, existen historias y cuentos adecuados para cada edad, lo que permitirá que el día de mañana el niño le guste leer, aprenda nuevas palabras, mejore su vocabulario y desarrolle agilidad mental.

Para ello, te presentamos  8 consejos ayudar a cultivar este hábito al máximo de una forma muy amena y divertida para leer con niños:

1.-Tiempo para compartir:

La lectura une a los padres con los hijos, es uno de las mejores momentos para compartir y reconectar. De igual manera, procura dedicar un espacio del día para tener a tu bebé en tus brazos y contarle una historia, y si el niño es más grande sostenlo en tu regazo e invítalo a escuchar un cuento y luego reflexionen sobre lo leído. Son momentos únicos, de miradas, sonrisas, abrazos y caras de satisfacción ¡aprovéchalos al máximo!

2.-Desarrolla una rutina de lectura:

Una rutina de lectura asegura que se haga habitualmente, lo que aumenta los beneficios y ayuda a aumentar la capacidad de atención del niño. La hora antes de ir a la cama es un momento que puedes considerar para leer en familia. No te preocupes si el tiempo de lectura es breve, o si el niño solo está interesado en leer durante pocos minutos. Su interés por la lectura aumentará progresivamente.

3.-Un espacio creativo para leer:

En internet podemos encontrar ideas de espacios diseñados solo para la lectura. Si tienes la oportunidad de ponerlo en práctica, considera colocar una biblioteca donde puedan guardar los libros. Puedes diseñar un rincón de la habitación con dibujos de animales o personajes, esto suele cautivar la atención de los más pequeños. Además, al niño le encantará estar en contacto con los libros, mirarlos, sostenerlos y pasar las páginas. Esto ayudará a fomentar su amor por la lectura y reforzará sus habilidades motoras finas.

4.-Busca libros resistentes:

Cuando los niños están pequeños tienen la curiosidad por tocar y llevarse todo a la boca, es su forma de explorar y aprender sobre todo lo que les rodea. Por eso, lo más apropiado es buscar libros hechos de materiales resistentes como la tela, ya que tienen páginas suaves, con muñequitos que permiten al bebé relacionarse con el libro. También suelen tener sonidos y texturas, lo que despierta un interés especial en los más pequeños.

5.-Libertad de elección:

Los niños a cierta edad adquieren la capacidad de elegir y mostrar preferencias por cosas específicas. Permite que él mismo seleccione el libro que quiere leer, puedes ofrecerle tres opciones para que elija, pero nunca se le debe imponer u obligar.

6.- Sé su ejemplo:

Los niños buscan ejemplos en los que fijarse para aprender este importante hábito, y sus padres o algunos miembros de la familia más cercanos serán un modelo a seguir. Por eso es tan importante que estén involucrados todos los miembros de la familia.

7.-Usa efectos divertidos con tu voz:

Aquí puedes usar toda tu imaginación, déjate llevar por la historia y usa tu voz, tu cara y tu cuerpo para hacer la lectura divertida y hasta graciosa. Esto no solo lo mantendrá entretenido, sino que también lo ayudará a aprender un lenguaje no verbal, y a su vez será un apoyo en su desarrollo social y emocional.

8.-Preguntas y respuestas:

Esta parte es muy importante para los niños un poco más grandes. La razón es muy simple, ellos tienen muchas curiosidades e inquietudes, también quieren ser escuchados y participar. Así que, no dudes en dedicarle un tiempo prudente para responder sus interrogantes y reforzar valores.

Leer con niños es un reto pero es hermoso, ponlo en practica y nos cuentas cómo te fue

 

También te puede interesar: 10 Tips para combinar trabajo y maternidad