cosas que cambian con el nacimiento de un bebe

Vivir la gestación y el nacimiento de un bebé es quizás el privilegio más grande de una mujer. La maternidad nos cambia la vida para siempre, y tal vez has escuchado mucho sobre ello, pero nada como vivir tu propia experiencia.

Luego de que nace el bebé serás la primera en levantarte y la última es acostarte, tendrás que esperar que se duerma o que algún familiar lo cuide para poder comer, a menudo de pie, y en otras ocasiones ni lo podrás hacer a la hora.

Entre los cambios que se producen después del nacimiento de un bebé son:

1. Adiós 8 horas de sueño:

Seguro te han contado que no dormirás como antes lo hacías y sin duda, esto afecta a todas las madres por igual. Entre cambio de pañales, alimentar al bebé y monitorear la respiración; no tendrás la oportunidad de descansar más de dos horas seguidas. Pero tranquila, hay bebés que entre los 4 y 6 meses duermen un poco más. También puedes apoyarte en tu esposo o algún familiar y tomar una siesta que te ayude a recargar las baterías.

2. Tendrás poco tiempo:

Después del nacimiento de un bebé llegas a valorar cada segundo de tu día. Desde que soy mamá he sentido que las horas pasan más rápido, de hecho, es así, tienes otra personita que depende para ti de todo. Te das cuenta que un baño de más de 5 minutos es un lujo y ni decir de una visita al salón de belleza.

3. Caos y desorden en casa:

Si antes tenías una casa impecable, dile adiós. Por más de que luchemos con esto, siempre nos gana ¿la razón?… Estarás agotada para ordenar ropa, juguetes y lavar platos que parecen multiplicarse durante el día. La clave del éxito está en adaptarse a la nueva etapa.

4. Sentirás el dolor de tu bebé como tuyo:

Ver a tu hijo sufrir sea por un pinchazo de la vacuna hasta una crisis de cólicos, te dolerá en el alma. Sentir el dolor de tu bebé es tan real para las madres que lo hemos experimentado, en ese momento somos capaces de darlo todo por ocupar su lugar.

5. Descubres tu fortaleza:

El amor de una madre no tiene límites, es capaz de sacar fuerzas de donde no las hay. A lo mejor, el bebé pasó la noche entera sin dormir, o estás enferma y aun así te levantas y sales adelante por tu hijo en medio de tu agotamiento. Te sorprenderás de lo que eres capaz de hacer cuando llega esa pequeña ternura a tu vida.

6. Descubres cuanto puedes amar:

Desde que el bebé está en el vientre empiezas a vivir un afecto único, algunos lo describen como el amor verdadero. Ese sentimiento que llegamos a sentir por los hijos va más a allá de la razón y la lógica, diría que es un amor infinito, puro y sincero.

7. Mínima vida social:

Después del nacimiento de un bebé las prioridades cambian. Las salidas con amigas o a fiestas nocturnas serán poco frecuentes en los primeros años de tu hijo. El bebé necesita atención y tiempo con su mamá, y si lograras salir no será por un largo período, pero no te desanimes, esta faceta es maravillosa y no querrás estar mucho tiempo lejos de tu bebé. De hecho, es frecuente que surjan nuevas amistades con estilos de vida parecidos a la nuestra.

8. Emociones a flor de piel:

Con la maternidad surgen una serie de sensaciones y sentimientos que afloran con más frecuencia cuando nace el bebé, muchos lo relacionan con cambios hormonales. Cada madre es diferente, y cada una experimenta las emociones de forma particular.

En ocasiones te sentirás feliz y a los 5 minutos tristes sin ninguna razón, el cansancio también puede influir en algunas de nuestras emociones. Si sientes que no puedes manejar la situación, no dudes buscar apoyo en alguien de tu confianza, tu bebé te necesita.

Si estás embarazada y serás mamá primeriza, ya sabes lo que te espera, pero no te asustes, de verdad que todos los cambios que involucra el nacimiento de un bebé son nada comparado con el amor maravilloso que surge entre una madre y un hijo, una conexión que ni te imaginas.

Si te ha gustado este artículo no dejes de leer: 10 COSAS QUE NECESITAS HACER DURANTE EL EMBARAZO