fertilidad de la mujer

La Fertilidad de la mujer se refiere a la capacidad que tiene la mujer de concebir un hijo. Pero en los últimos años, es un tema que cada vez más genera preocupación en millones de mujeres.

Hay muchas cosas que quizás no conoces que pueden estar afectando tu fertilidad. Vamos a cubrir 5 de ellas en este artículo y recomendaciones para posibles soluciones.

Fertilidad femenina: ¿Por qué es cada vez más difícil concebir un hijo?

Las cosas ya no son como eran antes, en la epoca de nuestras abuelas y bisabuelas. Lo cierto es que en el mundo moderno en el que vivimos hay muchos factores que aunque no nos demos cuenta afectan nuestra fertilidad.

Cosas que no nos damos cuenta, pero que son enemigos silenciosos de nuestro deseo de ser mamás.

Para ponerte un ejemplo, la alimentación que llevamos ahora no es ni parecida a la que tenían nuestros abuelos, tampoco nuestro nivel de estrés, ni mucho menos los materiales con que se fabrican las cosas que usamos.

Vamos a detallar 5 cosas que seguro están afectanto tu fertilidad femenina y no te habías percatado

5 cosas que afectan la fertilidad de la mujer

Estrés:

Varios estudios recientes han encontrado vínculos entre los niveles de estrés de las mujeres y menores posibilidades de embarazo.

Por ejemplo, las mujeres cuya saliva tenía altos niveles de alfa-amilasa, una enzima que marca el estrés, tardaron un 29% más en quedar embarazadas en comparación con las que tenían menos.

Tu cuerpo es inteligente, sabe que (los períodos de estrés) no son buenos momentos para tener un bebé”, al mismo tiempo, las mujeres estresadas probablemente también tienen relaciones sexuales con menos frecuencia.

Y es más probable que fumen o beban demasiado alcohol o cafeína, comportamientos que difícilmente pueden mejorar sus probabilidades.

Existen numerosas intervenciones psicosociales, incluida la terapia cognitivo-conductual y / o las de autoayuda, que pueden disminuir la angustia, aumentar la retención de pacientes y mejorar las tasas de embarazo.

La angustia es un factor importante a considerar controlar para mejorar así la fertilidad de la mujer. La disminución de la carga de la atención puede conducir a mejoras significativas en los resultados de la tecnología de reproducción asistida.

Azúcar refinada:

Lo creas o no, el alto consumo de azúcar blanca disminuye la fertilidad de la mujer. Lo pude comprobar cuando, 3 meses después de un aborto espontáneo, hice un reto personal de dejar de consumir azúcar y ¡quedé embarazada sin problemas!

Pero yendo más a lo científico, hay estudios que afirman que el consumo de alimentos azucarados (especialmente gaseosas y bebidas energéticas) se relacionó con una menor fertilidad en hombres y mujeres, mientras que beber gaseosas dietéticas y jugo de frutas no tuvo ningún efecto.

Así que si deseas mejorar tu fertilidad, bájale al consumo de azúcar refinada. Usa alternativas naturales como la Stevia o el azúcar de coco, que son mucho más saludables.

Alimentos procesados:

Pero no es solo el azúcar la que daña tus planes de ser mamá, segun estudios realizados por la universidad de Harvard, las mujeres que consumieron grandes cantidades de comida rápida y poca fruta tardaron más en quedar embarazadas que aquellas con dietas más saludables.

Este estudio realizado en el año  2018 en la revista científica Frontiers in public health, afirmó que las grasas saturadas y el azúcar se han asociado con peores resultados de fertilidad en mujeres y hombres.

Además, las mujeres y los hombres con obesidad [índice de masa corporal (IMC) ≥ 30 kg / m2] tienen un mayor riesgo de infertilidad.

Si deseas mejorar tu fertilidad, se hace necesario que regreses a las raíces de una buena alimentación, esa en la que abundan más productos naturales y menos productos de caja hechos por el hombre y que tienen una lista de ingredientes impronunciables.

Falta de sueño:

Se ha demostrado que la falta de sueño puede tener un impacto en la fertilidad de la mujer.

De acuerdo al Carolinas Fertility Institute, hay investigaciones que han encontrado que las mujeres que duermen menos de siete horas tienen un 15% menos de probabilidades de quedar embarazadas que las mujeres que duermen de siete a ocho horas.

Por otro lado, las mujeres sometidas a un tratamiento como la FIV que dormían de siete a ocho horas tenían un 25% más de probabilidades de quedar embarazadas que las mujeres que dormían nueve o más.

Para mejorar la calidad de tu sueño, te aconsejamos bajarle al estrés, como ya lo dijimos antes, la psicoterapia puede ayudar a drenar, y también puedes consumir suplementos que te ayuden a dormir mejor, como la melatonina.

Exposición a tóxicos:

Lo creas o no, vivimos expuestas a tóxicos. No hace falta trabajar en una planta nuclear o química para estar en contacto con ellos. Un ejemplo claro de un químico con el que tenemos contacto y que afecta la fertilidad de la mujer es el Bisfenol A o BPA.

Existe mucha evidencia científica que afirma que el BPA puede alterar la capacidad reproductiva femenina general al afectar la morfología y función del oviducto, útero, ovario y eje hipotálamo-pituitario-ovárico en modelos animales.

Además, el BPA puede alterar la ciclicidad del estro y la implantación.

Para evitar o minimizar el contacto con el BPA, te recomendamos, evitar guardar recibos de compras, puesto que la tinta con la que los imprimen tiene BPA, y preferir el uso de recipientes de vidrio y cerámica para almacenar y servir tus alimentos, e inclusive metal para algunos termos.

Como ves, son muchos los factores que pueden afectar la Fertilidad en la mujer, sin embargo, hay cambios y decisiones que podemos hacer en nuestra vida diaria y nuestros hábitos que pueden ayudarnos a contrarrestar el daño.

No todo está perdido en cuanto a tu deseo de ser mamá. Si te ha gustado este artículo, seguramente te interesará leer este: ¿Por qué no me embarazo? 8 Posibles razones