cuando dar legumbres a un bebé

Si eres mamá primeriza y ya tu bebé inició alimentación complementaria, seguramente te preguntarás desde cuando se puede dar legumbres a un bebé. Yo también tuve esa duda, en especial porque siempre nos da ese miedito de no saber si les van a caer pesadas en su delicado estomaguito.

Bien vamos a comenzar con lo primero, y es tener muy claro lo que es la alimentación complementaria en bebés. De acuerdo a la Asociación Española de Pediatría, la alimentación complementaria (AC) se considera un proceso por el cual se ofrecen al lactante alimentos sólidos o líquidos distintos de la leche materna o de una fórmula infantil como complemento y no como sustitución de esta.

Ahora bien, esta alimentación complementaria se inicia a partir del sexto mes de vida y debe tratar de no postergarse más allá del séptimo mas del bebé ya que esto puede aumentar el riesgo de problemas nutricionales, como por ejemplo, el déficit de hierro.

¿Cuando se le puede dar legumbres a un bebé?

Una duda muy común entre las mamás es a que edad se le puede dar legumbres a un bebé, ya que existen muchas diferencias de ideas incluso entre los profesionales de la pediatría.

Las legumbres o leguminosas son consideradas como proteínas de origen vegetal de alta calidad biológica y son muy sanas ya que además aportan fibra, carbohidratos complejos, vitaminas y hierro, a pesar de que su biodisponibilidad es baja debido al elevado contenido en fibra y fitatos.

No obstante, de acuerdo a una investigación publicada en el Acta Pediátrica de México, las legumbres tienen un elevado contenido de nitratos, por lo que se recomienda iniciar dándole a los niños en pequeñas cantidades para favorecer su digestión y evitar flatulencia, a partir de los 6-7 meses.

Aunque en general, algunos pediatras indican que entre más grandecito el niño, mejor, si es posible se recomienda esperar a los 10 meses para dar legumbres a un bebé, con el objetivo de prevenir cualquier problema intestinal, gases o hinchazón en el estómago, en especial si el mismo ha presentado una potencial alergia alimentaria.

¿Cómo dar legumbres a mi bebé?

La mejor forma de comenzar a dar legumbres a un bebé como parte de la alimentación complementaria la opción más tradicional es por medio de papillas, es decir; las legumbres se pueden preparar en forma de puré, para ello puedes seguir estos pasos:

  1. Coloca en remojo las legumbres, por ejemplo: lentejas, en agua con 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio por unas 12 horas, puedes dejarlas toda la noche.
  2. Si las legumbres no están peladas, sácalas del agua de remojo y enjuagalas al mismo tiempo que les vas dando un masaje que te permitirá sacarles la piel o cascara.
  3. Coloca las a cocinar en agua fresca como si fuera a hacerse estilo sopa, removiéndolas con cierta frecuencia hasta notar que estén blandas.
  4. Ve agregándole al guiso de legumbres algunas verduras tales como papas, trocitos de calabaza, zanahoria y cebolla para realzar su sabor. Comienza con los más duros primero y finaliza con los más blandos.
  5. Deja hervir hasta que todos los vegetales estén blandos y el agua se haya reducido en su mayoría.
  6. Una vez lista la sopa de legumbres, deja entibiar y licua. Listo, ya tendrás tu puré o papilla de legumbres.

 

Si has optado por usar el Método BLW, puedes iniciar dándole guisantes enteros o cortados a la mitad (dependiendo de su tamaño) o bien preparando unas ricas hamburguesas de lentejas para bebés. Es necesario recalcar que la comida de los bebés no debe contener sal ni ningún otro condimento.

¿Que legumbres puede comer un bebé de 7 meses?

Para bebés pequeños de entre 6 y 7 meses, lo más recomendable es iniciar con legumbres suaves, tales como lo son los guisantes y las lentejas. Iniciando en las primeras oportunidades con dosis muy pequeñas, no más de una cucharada, para poder detectar si llega a tener alguna reacción alérgica o problema estomacal.

Para bebés ya mayorcitos, alrededor de los 8 – 12 meses de edad, y si no ha habido ningún problema con las legumbres suaves, se pueden comenzar a introducir otras legumbres como los garbanzos.

Las alubias o porotos se recomiendan a partir del año, ya que son un poco más pesadas, aunque han habido numerosos casos en los que se introducen antes del año y no pasa nada, ten en cuenta que cada bebé es distinto, y lo mejor es que por prudencia siempre comiences dándole a tu bebé cantidades pequeñas.